Cuidado E Higiene Del Gato: Intervenciones Comunes Para Proporcionar

En el gato, es necesario un examen frecuente de los ojos, oídos, dientes y pelaje para detectar anomalías.

Además de este control regular, se deben tomar algunas medidas de higiene para mantener a su mascota saludable: incluso si los gatos son animales limpios por naturaleza, es posible que necesiten atención adicional.

Cuidado e higiene del gato: intervenciones comunes para proporcionar

¿Cómo examinar a su gato?

Se sabe que los gatos no siempre son muy dóciles... Por esta razón, es mejor tomarlos por los sentimientos y disfrutar de una sesión de abrazos con su gato para controlar el estado de sus ojos y oídos. Verifique regularmente que el área de los ojos no esté congestionada con costras o exudación y que su contorno no muestre depilación, lo que podría ser un signo de la presencia de parásitos.

Observe el exterior y el interior de las orejas: si llevan costras o heridas, es necesario desinfectar y controlar la evolución. Si la oreja de la oreja tiene un aspecto ceroso, deberá limpiarla suavemente con una almohadilla de algodón, y el canal auditivo se puede limpiar con un producto específico para evitar la acumulación de cera. Si su gato se deja ir, examine sus dientes levantando suavemente el mentón y verifique el color y la apariencia de la encía.

Higiene ocular en gatos.

Puede suceder que el gato no pueda limpiar adecuadamente la esquina de los ojos solo, y la acumulación de lágrimas y cuerpos extraños puede formar costras o impurezas. Si este es el caso, tome un bastoncillo de algodón limpio humedecido con agua tibia o solución salina para que pueda limpiar suavemente la esquina de los ojos, siempre moviéndose hacia afuera para evitar que se ensucie o se ensucie. Bacterias en los ojos. Repita tantas veces como sea necesario, usando un paño de algodón nuevo cada vez hasta que ambos ojos estén claros.

Higiene de las orejas de gato.

Un algodón empapado en vinagre de sidra diluido en un poco de agua tibia es un método suave y eficaz para eliminar el exceso de cera en el pabellón. Limpie suavemente el interior de la oreja, teniendo cuidado de no dejar que el líquido fluya hacia el conducto (el algodón debe estar ligeramente empapado, de lo contrario es mejor escurrirlo). También puede usar un producto de higiene del oído que se vende en el veterinario o la farmacia. Sin embargo, tenga cuidado de no limpiar las orejas de su gato con demasiada frecuencia, ya que podría debilitar las barreras naturales de protección y promover el riesgo de infecciones del oído.

Se recomienda un control semanal, pero la limpieza no tiene por qué ser una rutina, a menos que note suciedad o cera. Preste especial atención a los pliegues de cartílago que pueden acumular impurezas, pero nunca use hisopos de algodón, ya que acumulan suciedad y un movimiento incorrecto podría dañar a su gato.

Cortar las garras de su gato.

Esta operación puede ser complicada en el gato que, una vez más, no será necesariamente muy propenso a dejarlo ir. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente acostumbrarlo desde una edad temprana a dejarse manipular. Si tiene dificultades, pídale consejo a su veterinario sobre cómo podar las garras de su mascota sin lastimarlo. No se trata de cortar, sino de señalar las puntas de las uñas cuando son demasiado largas y demasiado puntiagudas, teniendo cuidado de no llegar a la parte rosada que está atravesada por pequeños vasos. Una vez que su gato esté inmovilizado, presione suavemente cada dedo para sacar las garras una por una. Es preferible utilizar un cortador de garras específico que se vende en tiendas de mascotas o en estantes de accesorios. Normalmente, el tamaño de las garras está reservado para los gatos planos que no tienen la oportunidad de usar sus garras de forma natural. Para limitar este inconveniente, proponga un raspador a su gato.

Examina los dientes del gato.

Mirar en la boca de tu gato puede ser tedioso al principio, pero con la repetición se acostumbrará y se dejará hacer mejor. Es recomendable verificar el estado de los dientes y la encía dos o tres veces por mes, para detectar la aparición de sarro o la acumulación de desechos que pueden ser responsables del mal aliento y el dolor, o incluso de las infecciones gingivales..Si nota una pizca de sangre sobre un diente, un color amarillento en la base de los dientes o cualquier otro signo sospechoso, consulte al veterinario lo suficientemente pronto.

Para mantener los dientes del gato, es posible cepillarlos, pero también puede usar alimentos especiales para luchar contra la placa. Si tu gato come puré, dale un poco de croquetas porque ayudan a limpiar los dientes. Revise regularmente los dientes de su mascota y recuerde informar al veterinario de cualquier anomalía o cambio en el comportamiento: disminución del apetito, renuencia a comer...

Cepillado regular del gato

La preparación es una oportunidad para fortalecer los vínculos con su gato y verificar el estado de su piel y cabello. Asegúrese de que no muestren costras, lesiones o depilación y que los parásitos (pulgas, garrapatas) no hayan llegado a su hogar. El cepillado es especialmente importante durante la muda en la primavera. Se recomienda el cepillado diario para las razas de pelo largo y cada dos días para los gatos de pelo corto.

Gaste el curry al menos una vez a la semana y un cepillo de cerdas todos los días si su gato es angora. El resto del año, un aseo semanal es suficiente para los pelos cortos. Además de evitar la formación de nudos y la acumulación de vello en el tracto digestivo, el mantenimiento frecuente de la capa ayuda a que sea más fuerte y brillante. Además, la acción de masaje del cepillado es beneficiosa para su gato.

Vídeo: Castración Rapida - Introducción y Preparación.

Comparte Con Tus Amigos