¿Cómo Puedo Saber Si Mi Gato Está Enfermo? 10 Síntomas Para Observar

Loading...

Loading...

Algunos signos más o menos obvios pueden mostrar que su gato está enfermo: cambio de comportamiento, pérdida de forma o apetito... Aún es necesario saber cómo detectarlos y cuáles son los puntos que se deben observar en la actitud y en la situación. Cuerpo de tu gato. Así que hemos reunido diez síntomas comunes que pueden revelar una enfermedad en el gato y estar atentos a la menor duda.

¿Cómo puedo saber si mi gato está enfermo? 10 síntomas para observar

El estado general de salud de tu gato.

Si su gato parece menos activo o más distante de lo normal, primero debe prestar atención a su salud general y apariencia física: ¿se mueve con normalidad? ¿Está durmiendo más? ¿Muestra signos de apatía y fatiga? El sueño es un indicador importante, por lo que cualquier cambio de ritmo debería alertarlo incluso si el gato es un animal que duerme mucho por naturaleza. En sus períodos de vigilia, preste atención a su actitud: ¿tiene la cabeza gacha? ¿Juega y come como antes? ¿Él viene a ti? Este criterio es importante porque un animal enfermo prefiere aislarse.

Pérdida de peso y apetito.

Estos dos síntomas suelen ir de la mano, pero no siempre! De hecho, algunas enfermedades pueden hacer que el gato pierda peso incluso si no come menos de lo habitual. En caso de duda, el comportamiento de alimentación de su gato debe controlarse estrechamente y su consumo de agua. El rechazo a comer, las objeciones o cualquier cambio en los hábitos alimenticios debería llevarlo a consultar al veterinario. Un deseo excesivo de beber también debe alarmarte, así como deshidratarte. Puede comprobarlo tirando suavemente de la piel del cuello de su gato y soltándolo: si no vuelve rápidamente, significa que está deshidratado. Finalmente, para controlar el peso de su animal, péselo regularmente entre las visitas veterinarias.

Detectar fiebre en gatos.

El método más confiable para conocer la temperatura de su gato es tomar su temperatura rectal con un termómetro: debe estar entre 38° y 39° C. Si es superior a 39° C, significa tiene fiebre ¡Consigue ayuda porque no se le permitirá hacerlo! Para evitar rayar y morder, envuélvalo en una toalla y sostenga la cabeza. Atención, si su temperatura es inferior a 38° C, su gato está en hipotermia, lo cual es una señal muy grave.

Revisa el abrigo de tu gato

La apariencia del abrigo es un factor importante para juzgar la buena salud de su gato. El cabello sucio, pegado, grasiento, sin brillo o pelado puede ser un signo de enfermedad. Inspeccione minuciosamente su piel para ver si tiene costras o parásitos (pulgas, garrapatas). Otros síntomas dermatológicos como pérdida de cabello, enrojecimiento, irritación, picazón pueden indicar la presencia de parásitos invisibles, como sarna o tiña. Si nota una excrescencia o una bola debajo de la piel, consulte al veterinario para verificar que no sean tumores o abscesos.

Mira los ojos de tu gato

El color de las membranas mucosas y la aparición del tercer párpado son indicadores cruciales de la enfermedad en los gatos. Sus ojos no deben correr ni tener un aspecto húmedo o vidrioso, o tener costras o suciedad en la boca. Las membranas mucosas inflamadas, amarillas, grisáceas o teñidas de rojo deben alertarlo, posiblemente revelando patología o intoxicación.

Ausculta la boca de tu gato.

Al igual que el color de las membranas mucosas, un color anormal de las encías es un signo de una enfermedad potencialmente grave. Levante las barbillas de su gato y mire los dientes y las encías en busca de abscesos o bolsas de sangre. Esto puede explicar las dificultades para comer, o incluso la negativa total a comer debido al dolor causado por la afección de la boca y los dientes. La lengua también puede tener pequeños granos, abscesos, un aspecto inflado o un color inusual. El mal aliento puede, por su parte, ser testigo de trastornos dentales pero también digestivos.

Los cambios de comportamiento del gato.

Además de controlar la apariencia física de su gato, preste atención a su comportamiento y observe sus cambios en los hábitos y el estado de ánimo. La agresión repentina, la irritabilidad, la agitación, el comportamiento distante pueden mostrar que está sufriendo. Si está estresado, pincha cuando lo tocas o no se te acerca, es que algo está mal. Algunas veces, los indicadores inusuales o, a la inversa, un silencio en un gato, normalmente "hablador", también son indicadores.

Vigila las heces y la orina del gato.

Los síntomas digestivos son particularmente importantes para saber si su gato está enfermo: diarrea, cambio de hábito con la cama, micción abundante o difícil, necesidades en la casa... Si tiene alguna duda sobre su salud, tenga el reflejo para revisar su deposiciones: si son más pequeñas, más duras, más blandas de lo normal, o tienen rastros de sangre, consulte al veterinario. Es posible que esté infestado de gusanos o que sufra una inflamación del intestino.

Vómitos en gatos

Es normal que un gato regurgite de vez en cuando por el pelo que traga mientras se lava. Sin embargo, los vómitos repetidos y dolorosos son un signo de enfermedad, indigestión, intoxicación alimentaria o intoxicación. Debe consultarse rápidamente para descartar estas posibilidades, porque la ingestión de productos o alimentos tóxicos requiere una acción inmediata.

Los síntomas respiratorios del gato.

Las enfermedades respiratorias como la coriza causan dificultad para respirar, lo que resulta en ritmos rápidos y bruscos, tos y estornudos. La respiración puede ir acompañada de silbidos y ronquidos. El edema pulmonar, el asma, la neumonía, la laringitis y muchas otras enfermedades respiratorias pueden afectar al gato. Por lo tanto, se recomienda la consulta inmediata, ya que pueden conducir a complicaciones graves.

Loading...

Vídeo: ¿Cómo Saber Si Mi Gato Está Enfermo? 10 Señales - SiamCatChannel.

Loading...

Comparte Con Tus Amigos