Síndrome Del Tigre En Gatos: Explicación, Causas Y Tratamiento.

Si el nombre puede hacer sonreír, el síndrome del tigre es todavía una patología que no es nada trivial. En segundos, puede convertir a tu adorable gato en un verdadero depredador agresivo y violento. ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo arreglarlo? Te contamos todo sobre el síndrome del tigre en gatos.

Síndrome del tigre en gatos: explicación, causas y tratamiento.

¿Qué es el síndrome del tigre en los gatos?

Cuando un gato generalmente tierno y amable se vuelve repentinamente agresivo y violento hacia su amo, este comportamiento se denomina síndrome de tigre. El animal se vuelve casi irreconocible hasta el punto de volverse peligroso. Si las causas son diversas, el vínculo con el hambre es predominante. Tu mascota, generalmente amable y cariñosa, encuentra en pocos segundos su instinto de caza.

Este comportamiento no debe tomarse a la ligera. El animal es violento y agresivo, es una fuente de peligro para él y para su amo. De hecho, el gato ya no puede dominar y tiende a quemar, morder y rascar todo lo que puede alcanzar.

Las consecuencias pueden ser relativamente impresionantes. ¡Algunas personas fueron laceradas con sus brazos y piernas rasguñados, cuando no fueron atacados en la cara! Sin embargo, puede estar seguro de que hay soluciones para devolverle a su gato su bondad y su ternura natural. El síndrome del tigre es muy fácil de tratar, ¡simplemente adopta los gestos correctos!

¿Cuáles son las causas del síndrome del tigre?

Las causas del síndrome del tigre son múltiples, aunque el factor alimenticio suele ser el más predominante.

Hambre y falta de actividad.

La primera causa de la aparición del síndrome del tigre está relacionada con la dieta de su gato. De hecho, si el modo de distribución de alimentos que ha elegido no satisface sus necesidades o sus hábitos, tiene un alto riesgo de volverse agresivo. Si, además, este desequilibrio se asocia con una falta de actividad, su gato necesitará expresar su frustración por la agresividad.

El instinto del cazador sigue presente en el gato. Si está inactivo la mayor parte del tiempo, y afortunadamente para usted, no impide que el animal, como todos los felinos, busque comida y que esta actividad sea un juego y una verdadera necesidad de Evacuar naturalmente la tensión y el nerviosismo. Este factor se acentúa cuando el gato no ha sido destetado adecuadamente, si está mal socializado, si no ha estado acostumbrado a la vida doméstica, etc.

En cualquier caso, el gato necesita alimentos sanos y equilibrados, distribuidos en pequeñas cantidades a lo largo del día. Si algunos gatos pequeños saben racionar, otros engullen el contenido de un recipiente demasiado lleno al mismo tiempo. Una mala proporción puede molestar a tu mascota. Su excitación normal durante el llenado de su tazón puede tomar proporciones violentas. Un gato mal alimentado o mal alimentado desarrollará una sensación de estrés y frustración que gradualmente se convertirá en agresión. Tu gato entonces te ataca en las manos, pies o cara.

irritación

El gato es por naturaleza tolerante con quienes constituyen su entorno. Él espera de ti la misma reciprocidad. Respeta su vida privada y déjalo solo si él no quiere tu presencia. Algunos eventos son vinculantes e irritantes, como bañarse, visitar al veterinario, tomar medicamentos, cortar garras, etc. La mayoría de los felinos necesitan tranquilidad para recuperarse de la ansiedad que experimentan. Si no le das esa libertad, él puede sentirse enojado y agresivo.

El miedo

Si tu gato está asustado y no puede huir, será agresivo. Esta es su única defensa ante el peligro. Incapaz de controlarse, puede volverse violento y atacarte rápidamente.

El estrés

El gato es un animal que se estresa fácilmente. La situación de menor tensión, fuera de lo común o anormal, puede estresarla. Luego necesita aliviar la emoción del estrés a través de la agresión y es probable que te culpe si eres el primer ser que conoce. En este caso, el gato ya no domina y ya no te reconoce.

El juego

El juego es una categoría aparte, porque un gato que mordisquea, araña o está nervioso cuando juega no necesariamente representa un peligro. Puede ser brutal, pero no intenta hacerte daño, sino que necesita demostrar su placer al jugar.Este placer y esta manifestación están presentes desde el nacimiento del gatito, cuando juega con sus hermanos y hermanas o con su madre. Así que no es necesariamente sobre el síndrome del tigre.

Sin embargo, es posible que su gato esté preocupado, porque el juego puede desencadenar el síndrome del tigre. El gato frustrado por haber sido privado de su juguete o tan emocionado por el juego que no puede controlarse puede manifestar el síndrome del tigre. Para evitar este desarrollo, es mejor hacer que su mascota disfrute de juegos tranquilos y no violentos. No dejes que se vuelva agresivo cuando juega, porque no sabrá dónde están sus límites cuando crezca. Morder y arañar puede convertirse en un juego para él, sin tratar de lastimarte. Sin embargo, puede representar un peligro para su salud. Cuando la sesión del juego se intensifique, intente desviarlo de usted redirigiéndolo rápidamente a un objeto.

¿Cuáles son los posibles tratamientos para el síndrome del tigre?

Desafortunadamente, todos los años muchas personas renuncian a su gato porque piensan que es una locura o es demasiado agresivo. Sin embargo, es muy posible tratar a su mascota, ¡porque el síndrome del tigre no es incurable! Por otro lado, es necesario ser paciente, porque cuanto más se instala el mal, más difícil es desalojarlo. ¡Depende de ti adoptar buenas prácticas para curar tu pequeña pata de terciopelo!

Consultar al veterinario.

Su veterinario puede ayudarlo a identificar el síndrome del tigre. Si su gato es agresivo cuando tiene hambre o está en contacto con alimentos, u otros factores, se expresa mediante la violencia. Sin embargo, es importante consultar al profesional, porque solo él puede identificar este tipo de patología y descartar permanentemente otras causas.

A partir de entonces, puede ofrecerle medicamentos para calmar y aliviar a su mascota.

Reequilibrar la dieta de tu gato.

Si resulta que tu gato tiene el síndrome del tigre, cambia su dieta. Pruebe una nueva marca, de mejor calidad si es posible, con diferentes sabores para evitar el aburrimiento de los alimentos. Su comida debe ser equilibrada.

Por cierto, asegúrate de que siempre tenga comida. Deja de racionar y dividir la distribución que crea frustración. Déjalo tener su comida cuando quiera. Aprenderá a regularse si aún no sabe cómo hacerlo.

Si su dieta anterior era desequilibrada o de mala calidad, el veterinario puede prescribir vitaminas o suplementos dietéticos para evitar deficiencias.

Tratamiento de drogas

Si el cambio de dieta no es suficiente, el veterinario puede prescribir un tratamiento sedante. Esta solución se discutirá con el especialista y debe seguir siendo el último recurso.

¡Juega con él!

Tómate unos minutos cada día para jugar con tu gato. ¡Tiene muchas opciones para ocuparlo, no hace falta gastar fortunas para ello! Dale tiempo, esta fase de juego le permite evacuar tensiones y estrés, pero también desarrollar su relación contigo.

Respeta sus necesidades

No fuerce a su gato, lo frustrará más. Cuando esté bajo estrés o haya experimentado un evento que le cause ansiedad, déjelo solo para que pueda calmarse solo y a su propio ritmo. Mantente alejado y deja espacio. Cuando esté listo para verte, vendrá a buscarte él mismo.

Vídeo: Plantas medicinales y tratamiento natural de la neuralgia de Arnold.

Comparte Con Tus Amigos