Ensalada De Chorizo ​​Y Eglefino

eglefino de ensalada de chorizo

Conviértete en el rey o capitán de una noche, y recibe a tus invitados con esta receta que combina hábilmente frijoles, chorizo ​​y abadejo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 g de eglefino
  • 1.5 kg de frijoles
  • 2 tomates
  • 200 g de chorizo
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 55 cl de agua
  • 1 l de leche
  • 20 g de mantequilla
  • 10 cl de vino blanco seco
  • 1 rama de tomillo
  • Sal pimienta

Ensalada de chorizo ​​y eglefino

- Desalar el eglefino: remojarlo en 50 cl de leche durante la noche. Enjuague.

- Retire la vaina de los frijoles, sumérjalos durante 3 minutos en agua hirviendo.

Drene, caliente, luego retire, usando un cuchillo pequeño, la piel que los rodea.

- Lavar los tomates. Escaldelos unos segundos, luego retire la piel fácilmente. Sembrarlos y cortar la pulpa en trozos.

- Cortar el chorizo ​​en rodajas.

- Pelar, lavar y picar el ajo (desgermado) y la cebolla.

- En una cacerola, vierta 50 cl de agua y 50 cl de leche, sumérjalos en el abadejo. Coloque la sartén al fuego, cocine a fuego lento durante 5 minutos. Retire el eglefino, escúrralo sobre toallas de papel. Quitar la piel y los huesos.

Destruye su carne.

- En una sartén antiadherente, coloque el chorizo ​​a fuego alto y sin grasa agregada, saltee un minuto por cada lado. Reservar.

- En la misma sartén, derretir la mantequilla, dorar el ajo y la cebolla.

Añadir la pulpa de tomate. Cocinar durante 3 minutos, verter el vino blanco.

Cocine a fuego lento durante 5 minutos y luego agregue el tomillo, los frijoles, 5 cl

De agua, el abadejo y el chorizo. Revisa el condimento, tapa y

cocine a fuego lento de 8 a 10 minutos.

Servir!

B.A.ba del chef

Esta ensalada se puede disfrutar caliente o fría acompañada de una vinagreta con aceite de oliva y vinagre de jerez.

Lea también: beneficios para la salud y las virtudes de los frijoles

Lado de la bodega:

Como muestra del verano y los viajes, aquí hay un plato que trasciende las regiones al casar el abadejo del norte con tomates y chorizo ​​del sur, pero también una pequeña temporada con una imprimación invernal de pescado y verduras de primavera y verano.. Los acordes variarán ya de acuerdo con la opción de servir este plato caliente o frío acompañado de una vinagreta. Si el plato se sirve frío, elegiremos un vino caliente, un poco de ácido que pueda amortiguar el efecto de la salsa: un vino tinto del sur de España como Jumilla o, en su defecto, una costilla del Ródano tirará del plato para Estos personajes picantes y valoran el abadejo ahumado. Si el plato se sirve caliente, podemos elegir resaltar los frijoles con un st Nicolas de Bourgueil, o notas picantes con una cosecha de

Beaujolais como una Juliénas que traerá a la boca un poco de alivio por su acidez. Quienes quieran un acuerdo más al sur preferirán una costa del Ródano, pero esta vez de color rosa, que mantendrá el equilibrio correcto entre calor y frescura.

M. Chassin

Receta: T. Debethune, Foto: C. Herlédan

Vídeo: .

Comparte Con Tus Amigos