Gastritis En Gatos: Síntomas, Tratamiento Y Prevención.

Loading...

Loading...

La gastritis es una inflamación de las membranas mucosas del estómago del gato, que puede tomar una forma aguda (puntual) o crónica. Esta es una de las condiciones más comunes en los gatos, ya que hay muchas cosas que pueden desencadenarla.

Aprender a reconocer los síntomas puede reaccionar rápidamente y así evitar la instalación de gastritis crónica. Además, la gastritis puede tener causas más profundas, como la diabetes o la presencia de una úlcera.

Gastritis en gatos

¿Cuáles son las causas de la gastritis?

Esta afectación gastrointestinal puede tener múltiples factores en su origen, como una mala alimentación, un cambio repentino de dieta, intoxicación alimentaria, la absorción de un cuerpo extraño, la presencia de parásitos intestinales... Estrés, diabetes, el daño bacteriano o viral y tomar medicamentos antiinflamatorios (corticosteroides) son otros desencadenantes.

La absorción de plantas o productos tóxicos (productos de limpieza, pesticidas...) también puede estar involucrada en la aparición de gastritis aguda, que puede estar cerca de un caso de envenenamiento. Por todas estas razones, la consulta veterinaria es necesaria para evaluar la gravedad de la enfermedad y sus causas a través de exámenes en profundidad: palpación abdominal, fibroscopia, biopsia... El veterinario también le preguntará acerca de la dieta de su mascota.

Síntomas de gastritis en gatos.

La aparición de emesis aguda y repetida es el primer signo clínico de gastritis. Estos deben distinguirse del rechazo benigno de los alimentos que puede ocurrir después de la ingestión de alimentos en mal estado o mal digeridos. En el caso de la gastritis aguda, observamos vómitos repetitivos, violentos y dolorosos, que pueden contener sangre y acudir al rechazo de la bilis una vez que el estómago se vacía de su contenido.

A menudo se acompaña de una disminución del apetito y la pérdida de peso si dura sin tratar. El gato también tratará de comer hierba para aliviar los dolores de estómago, y su estado general puede deteriorarse rápidamente: habrá signos de fatiga, abatimiento y deshidratación. El primer reflejo que se debe tener es dar agua en abundancia, y si el gato se niega a hidratarse, consulte lo antes posible, si es posible durante el día.

¿Gastritis aguda o gastritis crónica?

Estas dos formas de gastritis se distinguen por la naturaleza persistente u ocasional de los síntomas observados. En el caso de la gastritis crónica, que en sí misma puede ser consecuencia de una gastritis aguda mala o desatendida, el gato vomita repetidamente, pero no continuamente, es decir, que los síntomas se manifestarán. Cíclico y el animal no necesariamente muestra una pérdida significativa de peso.

Esta forma de la enfermedad puede ser indicativa de otra afección más o menos grave: diabetes, trastornos de la tiroides, alergias, úlceras estomacales, tumores, etc. Sin embargo, la atención veterinaria es necesaria para diagnosticar la causa y determinar el tratamiento adecuado. Luego se realizará una fibroscopia para visualizar el estado del revestimiento del estómago y ajustar el tratamiento de acuerdo con la etapa de evolución de la enfermedad. Para la gastritis aguda, administrar un tratamiento puntual y una dieta adecuada para reducir la inflamación.

Tratamientos contra la gastritis del gato.

En casa, la primera solución es poner al gato a dieta y ofrecerle bebidas regulares. Si vomita inmediatamente el agua ingerida, bébala en pequeñas cantidades durante unas horas y retire cualquier ingesta de alimentos. Si nota una mejoría, reanude la dieta en pequeñas dosis y evite dejar a su gato, ya que puede consumir pasto que podría, a pesar de las apariencias, agravar la gastritis. Si el vómito continúa después de 24 a 48 horas, es esencial consultar al veterinario al día siguiente. Este último tratará la gastritis con medicamentos para evitar que la acidez actúe en el estómago; Se puede administrar un apósito gástrico para proteger la mucosa y, si es necesario, se administrarán antibióticos (en caso de ataque bacteriano).

Se practicará un análisis de sangre y una ecografía del abdomen.Si el dolor es severo, el veterinario puede administrar una inyección de analgésico posiblemente junto con la administración de un ansiolítico si el gato está muy agitado. Si existe sospecha de una úlcera, se debe considerar una mayor investigación en el proceso.

¿Cómo prevenir el riesgo de gastritis?

Para evitar la exposición al riesgo de gastritis, debe ser posible garantizar que el gato no coma nada, lo cual puede ser complicado si tiene acceso al exterior. Se debe prestar especial atención a las plantas que son tóxicas para los gatos (geranio, filodendro, narciso, lirio del valle, chile...) y no ofrecen alimentos en mal estado. Deben seguirse reglas de higiene básicas: no coma varios animales en el mismo plato, lávese las manos después de manipular a un animal, etc.

Cualquier cambio en la dieta se debe hacer gradualmente, ya que algunos gatos sensibles pueden reportar trastornos gástricos si la transición es abrupta, incluso si la comida es de buena calidad. Finalmente, se requiere una prevención regular contra parásitos externos e intestinales, ya que los gusanos pueden causar inflamación de las membranas mucosas y las pulgas transmiten los huevos de tenia al gato. Por lo tanto, se recomienda desparasitar a su gato dos o cuatro veces al año, especialmente si sale y frota otros animales.

Loading...

Vídeo: Gastritis Aguda en Perros - Causas, Tratamiento, Prevención..

Loading...

Comparte Con Tus Amigos