¿Cómo Castigar A Tu Gato De Forma Inteligente Y Efectiva?

Loading...

Loading...

A menudo escuchamos que un gato no está educado... Sin embargo, cuando supera los límites, puede ser necesario regañarlo para que no vuelva a suceder. ¿Cómo reaccionar cuando descubres que tu gato ha cometido un error, o cuando lo atrapas en el acto? ¿Vale la pena castigarlo, y cómo?

El castigo por violencia está, por supuesto, totalmente prohibido, especialmente porque no aportará nada a su animal en términos de educación. Para reprender a un gato efectivamente, ¡tienes que ser más listo que él! Aquí hay algunos consejos sobre buenos reflejos para tener.

¿Cómo castigar a tu gato de forma inteligente y efectiva?

¿Debemos castigar a su gato?

Si la palabra "castigo" tiene una connotación negativa, a veces son necesarias las reprimendas. El gato es capaz de aprender por imitación, como lo hace con su madre; Por lo tanto, es sobre todo las recompensas que ayudarán a avanzar en su educación. Antes de castigar a un gato por sus malas acciones, comience por alentar a los buenos y debe comenzar temprano. Por ejemplo, cuando un gatito está en su camada, no dude en acariciarlo y felicitarlo por demostrarle que lo hizo bien.

Cuando esté en la casa, comienza preguntando por qué. Un gato no está sucio por placer y siempre tiene una razón para no usar su ropa de cama, especialmente si está demasiado sucio o colocado en un lugar que no le conviene. Por otro lado, para grandes tonterías como el robo, tienes que encontrar una manera de hacerle entender que no te gusta su actitud y adoptar estrategias y comportamientos para disuadirlo.

Nunca tocar o gritar

La sutileza es de rigor para castigar a un gato sin traumatizarlo. Nunca debes castigar a tu gato por contacto directo, especialmente con la mano. Gritar en voz alta sobre él tampoco será efectivo, porque no entenderá esta actitud agresiva y no hará la conexión con sus acciones. Aumentar el tono suele ser suficiente para interrumpir la estupidez. Tenga en cuenta que un gato nunca actúa con mala intención y que considera normales los actos que usted considera prohibidos.

Por otro lado, un error común con los gatitos es acostumbrarlos a jugar con sus manos: al hacer esto, les da permiso para morder y rascar. Las manos deben asociarse con gentileza y autoridad benevolente y legítima, y ​​no con un objeto de lucha o juego. Si quieres jugar con ellas, utiliza juguetes como una cuerda, una gorra, una bola de papel....

¿Cómo regañar a su gato?

Ponerlo en una situación de incomodidad o asustarlo brevemente son las mejores opciones para castigar a un gato. Si lo atrapas en el acto, es muy posible que regañe a su gato con un firme "NO" elevando el tono de su voz. Otro elemento crucial es que los castigos deben darse en el momento adecuado: unos minutos más tarde, ya habrá olvidado y no podrá establecer el vínculo entre la amonestación y lo que ha hecho. Entonces, cuando un gato ha orinado en alguna parte, es bastante estéril ponerle la nariz para castigarlo, porque la acción ya ha pasado. La única forma de castigarlo eficazmente es atraparlo en el acto, incluso ocultarlo y caer sobre él en el momento del comportamiento indeseable, si es posible en los primeros segundos.

Entre los castigos efectivos, uno puede tocar sus manos o asustarlo con un "¡Pschhh!".

Algunas ideas de castigo

Es fácil asustar a un gato con ruido: arrugar una bolsa de plástico, golpear una toalla, aplaudir sus manos, etc. También es posible lanzar un objeto no peligroso, una bola pequeña, por ejemplo, y acompañarlo con un "NO" o un "Pschitt!". La técnica de chorro de agua o chorro de aire es otra opción efectiva, utilizando una pistola de agua o una bomba de bicicleta. Cada vez que lleve a su gato al lugar, renueve el castigo y verá que reconocerá rápidamente el objeto utilizado y huirá. Para mayor eficiencia, asegúrese de sorprenderlo y "levantarse" para reforzar la reprimenda. Sea constante y espere a que la repetición surta efecto. Y si el daño ya está hecho, ignorar totalmente a su gato puede hacerle entender que estás enojado.

Metodos disuasivos

Como se dijo anteriormente, un castigo posterior al hecho no tendrá ningún resultado para su gato. Por lo tanto, mediante el uso de métodos disuasivos en sentido ascendente puede resolver el problema de forma permanente.Los repelentes caseros para gatos, a base de vinagre, limón o aceites esenciales, preservarán su hogar sin la necesidad de recurrir al castigo. Del mismo modo, si su gato es un ladrón, la mejor manera de solucionarlo es no dejar comida por ahí. Si él abre los armarios, encuentra una manera de bloquear las puertas, etc. También puede evitar que se suba a la mesa haciéndolo bajar cada vez, con un gesto sereno pero firme, hasta que se canse.

Loading...

Vídeo: COMO EDUCAR A TU GATO / CONSEJOS PARA QUE NO MUERDAN O HAGAN COSAS QUE NO QUIERES.

Loading...

Comparte Con Tus Amigos