¿Cómo Cuidar A Tu Viejo Gato?

Loading...

Loading...

A medida que envejeces, el gato se vuelve menos activo y pasa más tiempo durmiendo. Sin embargo, asegurar que tenga una actividad física y mental regular, especialmente a través del juego, es esencial para mantenerlo en forma.

También es necesario aumentar el control del estado de salud, así como la frecuencia del cuidado de la higiene y el cepillado, porque sucede que los gatos viejos no hacen menos bien su inodoro. Estos son nuestros consejos para cuidar a su gato mayor y los puntos a tener en cuenta.

¿Cómo cuidar a tu viejo gato?

¿A qué edad es un gato "senior"?

Un gato se considera de 7 a 8 años de edad; ¡No se asuste, sin embargo, todavía puede vivir largos y hermosos años! Con un buen cuidado veterinario y un estilo de vida saludable, un gato puede vivir más de 15 años sin mayor preocupación. Sin embargo, los gatos viejos están más expuestos a la enfermedad renal, al hipertiroidismo, a la diabetes... Esta es la razón por la cual el papel del veterinario es esencial, como el suyo, ya que los simples gestos y reflejos pueden ayudarlo a acompañar a su compañero en el la vejez.

Preste especial atención a su salud, su moral y cualquier comportamiento inusual que pueda ser un signo de un trastorno físico o mental: senilidad, desorientación, etc. Aumente la vigilancia desde la edad de 11 años, la edad crucial cuando el gato realmente comienza a envejecer (llamado umbral de senescencia), con posibles consecuencias en su forma y habilidades.

Los signos del envejecimiento en los gatos.

Algunas señales no engañan: sin tener que alarmarte, son la prueba de que tu gato está en la vejez. La primera pista suele ser un abrigo más seco y sin brillo, y en ocasiones una pérdida de cabello. Un pelo sucio en algunos lugares muestra que el gato hace su inodoro de una manera más sumaria, por falta de flexibilidad o desmotivación. Aquí es donde el cepillado y el cuidado diario de la higiene toman su importancia: limpiar los ojos y oídos, etc.

La pérdida de peso puede revelar un debilitamiento del sistema digestivo, sed intensa y deshidratación, y el mal aliento puede ser un signo de problemas dentales o digestivos. Sucede que el gato viejo pierde el apetito, porque siente que huele menos bien o tiene problemas para masticar: es posible animarlo a comer calentando un poco de comida o reemplazando las croquetas por la comida. comida mojada

Sea sensible a todos estos pequeños detalles que, de un extremo a otro, pueden perjudicar a su animal y privarlo de su marcha. Las extremidades rectas y la osteoartritis también pueden desarrollarse, así que tenga cuidado con sus movimientos para detectar las dificultades para moverse: movimientos más lentos y menos ágiles, saltos más raros o inercia debido al dolor en las articulaciones.

Las necesidades del gato mayor.

El gato viejo necesita una rutina, fundamental para el mantenimiento de su salud física y moral. Un ritmo de vida regular puede reducir el estrés al proporcionar un ambiente tranquilizador. Por lo tanto, ofrezca comidas a horas fijas y dedique al menos 15 a 20 minutos de juego cada día.

Programe una sesión de aseo semanal para estimular la circulación sanguínea y masajear las articulaciones. Además, estos momentos compartidos contigo son muy beneficiosos para la moral de tu gato viejo. Otro aspecto importante es el diseño de su hogar para estimular o facilitar su movimiento: si su gato comienza a envejecer, la instalación de plataformas de juego, tazones altos y juguetes colgantes puede ayudarlo a mantenerse activo. físicamente. Por el contrario, si llega al final de su vida útil, considere facilitarle el acceso a los alimentos y la basura.

Cambie a una papelera más ancha con bordes inferiores si es necesario, y considere usar una caja de arena en la casa si se usó al aire libre. Instale una canasta cómoda y de fácil acceso, cerca de un calentador, y evite las fuentes de estrés: ruido, agitación, cambios repentinos, fiestas...

Vigila la salud de tu gato anciano

Primero, es aconsejable aumentar las visitas de control al veterinario a una tasa de dos veces al año. En estas ocasiones, recuerde informar a su médico de cualquier cambio de comportamiento, como pérdida de apetito o aumento de la sed, dificultad para comer, actitud deprimida o postrada, bolas que habría notado bajo su piel... estos signos pueden alertarlo sobre la aparición de enfermedades más o menos graves, problemas renales, tumores, etc. El veterinario podrá realizar un diagnóstico temprano, que es la clave para prevenir y tratar lo antes posible los problemas que pueden afectar a un gato mayor.

En casa, asegúrese de observar de cerca los ojos, las orejas, el cabello y la piel de su mascota para asegurarse de que no sean anormales. Un seguimiento semanal detectará cualquier anomalía para informar al veterinario.Esté particularmente atento a la aparición de parásitos internos (gusanos) y externos (pulgas, garrapatas): estos últimos pueden ser responsables de enfermedades a veces graves en el gato viejo. Finalmente, la inspección de la boca y los dientes es otro punto esencial porque la formación de placa dental puede llevar a complicaciones como la gingivitis y requiere descalcificación.

La dieta del gato anciano.

Es importante verificar que su gato viejo beba y se alimente lo suficiente. La dieta debe seleccionarse adecuadamente y adaptarse a sus necesidades: de hecho, los gatos más viejos son menos activos y su metabolismo más lento. Sus requerimientos de energía son por lo tanto más bajos que los de un gato de mediana edad. Para evitar el riesgo de obesidad, es recomendable cambiar a los alimentos para gatos mayores y elegirlos según su nivel de actividad física. Pídale consejo a su veterinario sobre la línea de productos correcta y evite los alimentos industriales, que a menudo son demasiado ricos en cereales.

También es recomendable enriquecer la dieta con un suplemento de ácidos grasos poliinsaturados (Omega 3 y 6). Estos ácidos grasos esenciales son importantes para la piel y el cabello saludables, y ayudan a prevenir ciertas afecciones inflamatorias como la osteoartritis. También son beneficiosos contra la insuficiencia renal, los problemas cardíacos y el desarrollo de tumores cancerosos. Para este propósito, podemos dar suplementos alimenticios en cápsulas o incluso aceite de pescado: salmón, sardina, caballa, aceite de hígado de bacalao en pequeñas cantidades.

Loading...

Vídeo: 5 Maneras De Ser Amigo De Tu Gato.

Loading...

Comparte Con Tus Amigos