La Alcachofa De Jerusalén: Un Vegetal Sin Preocupaciones.

Loading...

Loading...

topinambur

¡Combinar lo bueno y lo bueno, plantar alcachofas de Jerusalén! En octubre, disfrutarás de su exuberante vegetación; Durante todo el invierno, puedes consumir sus tubérculos.

  • Huerto: cultivando la alcachofa de Jerusal√©n
  • Cocina: recetas con alcachofas de Jerusal√©n.
  • Salud: beneficios y virtudes de la alcachofa de Jerusal√©n sobre la salud.

La alcachofa de Jerusal√©n, por la peque√Īa historia.

Considerado después de la guerra como alimento de racionamiento, el topinambur Durante mucho tiempo ha sido una parte olvidada de nuestra dieta. Considerado por sus virtudes y su gusto, encuentra hoy un lugar honorable en la cocina. Baja en calorías y rica en vitaminas y minerales, es un vegetal fino cuyo sabor recuerda a la alcachofa. Para una mejor digestión, agregue una pizca de bicarbonato al agua de cocción.

Si la alcachofa de Jerusalén es buena en su jardín, se asentará permanentemente. ¡Piénsalo antes de plantarlo! Es fácil de cultivar y, aunque tiene preferencia por los suelos drenados, soporta todos los suelos. Puede crecer hasta tres metros de altura como el girasol, del cual es el primo. ¡Instálalo al final de la plantación para disfrutar de una protección contra el viento efectiva y decorativa gracias a sus flores amarillas!

F√°cil de cultivar

Planta tus tub√©rculos al final del invierno. Si no ha preparado el suelo en el oto√Īo, desent√©relo despu√©s de una buena lluvia. Empuje los tub√©rculos a unos 10 cm de profundidad, cada 50 cm.

Deja 80 cm entre las filas. Ate un cable entre dos estacas para mantener este seto vegetativo recto. Eso es todo, la planta crecer√° sola.

  • Huerto: cultivando la alcachofa de Jerusal√©n

Conservación en el jardín.

Conservacion De La Alcachofa De Jerusalem

Cuando llegue el invierno, deja los tubérculos de las alcachofas de Jerusalén en su lugar. Esta es la mejor manera de mantener este vegetal que se está marchitando rápidamente al aire libre.

Si quieres consumirlo durante períodos de frío extremo, arranca varios pies. Quite la tierra y remoje los tubérculos, revolviéndolos para que se froten entre sí para limpiarlos sin tener que cepillarlos. Deje que se sequen, luego guárdelos en un recipiente cerrado para colocarlos en una sala anticongelante: permanecerán frescos durante 3 a 6 semanas. Renueva la operación como y cuando la necesites.

Si planeas volver a crecer el a√Īo siguiente, conserva algunos tub√©rculos: los replantas al final del invierno... o volver√°n a crecer solos, ¬°porque todav√≠a hay algunos rizomas en el suelo!

Salud: beneficios y virtudes de la alcachofa de Jerusalén sobre la salud.

M.-C. H.

Créditos visuales: Phovoir, Flor: © Christian Fischer

Loading...
Loading...

Comparte Con Tus Amigos