Cebollas Rellenas De Eglefino, Mantequilla De Perejil

eglefino de cebolla rellena mantequilla de perejil

Original y gourmet, esta receta de cebollas rellenas de eglefino es una delicia.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 g de abadejo ahumado
  • 1 l de leche
  • 4 cebollas rojo
  • 4 patatas
  • 1 diente de ajo machacado
  • 50 g de crema espesa
  • pimienta del molino

Mantequilla De Perejil:

  • 30 g de mantequilla medio salada
  • 3 ramas de perejil
  • 15 g de queso parmesano

Cebollas rellenas de eglefino, mantequilla de perejil

- Desalar el eglefino: remojarlo en 50 cl de leche durante la noche. Enjuague.

Para la mantequilla de perejil:

- Retire la mantequilla del refrigerador 1 hora antes de usar.

- En una ensaladera, trabaje la mantequilla con un tenedor hasta que tenga la consistencia de un ungüento.

- Picar el perejil.

- Cortar el queso parmesano en trozos pequeños.

- Agregue el queso parmesano y el perejil. Mezclar hasta obtener una textura homogénea.

- Coloque la mantequilla compuesta en una película adhesiva y forme un rollo, teniendo cuidado de cerrar ambos extremos.

- Colocar en un lugar fresco durante 1 hora.

Durante este tiempo:

- En una cacerola, vierta 50 cl de agua y 50 cl de leche, sumérjalos en el abadejo. Coloque la sartén al fuego, cocine a fuego lento durante 5 minutos. Retire el eglefino, escúrralo sobre toallas de papel. Quitar la piel y los huesos.

Destruye su carne.

- Pelar las cebollas y las patatas.

- Cocer al vapor las cebollas y las patatas durante unos 15 minutos.

- Una vez que las verduras estén cocidas, corte las cebollas en 2, vacíe un poco de carne. Pelar las patatas y cortar en trozos.

- Precalentar el horno a 210° C (artículo 7).

- En un tazón, combine las papas, el ajo molido, la crema espesa, la carne de cebolla, el abadejo desmenuzado y la pimienta. Corregir el condimento.

- Rellena las cebollas con este relleno y espolvorea la parte superior con mantequilla de perejil.

- Hornear durante 15 minutos.

Lado de bodega, vino para acompañar las cebollas rellenas:

Con un título simple para una receta con ricas características sensoriales, este plato juega contrastes entre lo marítimo y lo terrenal, lo vegetal y lo ahumado, lo suave y lo crujiente, lo liso y lo harinero. Siempre que tenga un mínimo de expresión y carácter, muchos tipos de vino pueden casarse con esta preparación, dependiendo del tamaño que desee mejorar. Si desea resaltar la planta y cierta frescura, elija un nombre de la variedad Sauvignon, como Coteaux du Giennois con notas que evocan el capullo de grosella negra. Por otro lado, la redondez en el paladar y los aromas maduros y lácteos de un Saint Véran irán en dirección a la farsa.

M. Chassin

Receta: A. Beauvais, Foto: F. Hamel

Vídeo: .

Comparte Con Tus Amigos